De gino- y el gr. βάσις, εως, f. Bot.

Etimológicamente, base del gineceo o, más concretamente, del estilo. Es el disco que se observa en las ocnáceas, en las boragináceas, en las labiadas, del que parece arrancar el estilo; éste nace en realidad del ápice orgánico del ovario, y por la desigualdad de crecimiento del mismo produce la impresión de que surge de su base o del disco. En las ocnáceas el disco puede desarrollarse mucho y forma una abultada ginóbase; en las labiadas y boragináceas no es tan aparente, por lo cual se ha llamado micróbase. Tanto este término como ginóbase, apenas se usan; sí, en cambio, ginobásico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.