Med.

Se dice de la diferencia de presión entre la presión osmótica de la sangre y la del fluido tisular o linfoide: es una fuerza importante en la conservación del equilibrio entre la sangre y los tejidos circundantes.