Del lat. [malum] granātum, f. Bot. Med. Mil.

El fruto del granado, de forma globosa, con diámetro de unos diez centímetros, y coronado por un tubo corto y con dientecitos, resto de los sépalos del cáliz; corteza de color amarillento rojizo, delgada y correosa, que cubre multitud de granos encarnados, jugosos, dulces unas veces, agridulces otras, separados en varios grupos por tabiques membranosos, y cada uno con una pepita blanquecina algo amarga. Es comestible apreciado, refrescante, y se emplea en medicina contra las enfermedades de la garganta. En medicina, el arbusto o árbol subtropical, su nombre científico es Punica granatum. El jugo de la fruta podría contener sustancias que disminuyen o demoran el aumento de la concentración del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés). Está en estudio por su capacidad de demorar o prevenir el cáncer de próstata recurrente. En milicia, el proyectil hueco de metal, que contiene un explosivo y se dispara con obús u otra pieza de artillería. También se aplica al globo o bola de cartón, vidrio, bronce o hierro, casi del tamaño de una granada natural, llena de pólvora, con una espoleta atacada con un mixto inflamable, que llevaban los granaderos para arrojarla encendida a los enemigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.