De guiar. f. Cult. Educ. Ingen. Mar. Min. Mús. Agr. Bot.

Se aplica a, aquello que dirige o encamina; por ejemplo, la persona que enseña y dirige a otra en su conducta o actitud para hacer o lograr una cosa; la persona que se dedica a acompañar a otras en un recorrido o viaje porque conoce bien el camino y la zona; la persona que se dedica a informar a los visitantes de un lugar, un museo o una exposición sobre las cosas que van viendo. En literatura, educación, y otras ciencias de estudio, cultural, turístico, etc., por ejemplo, el libro de consulta donde se puede encontrar la información necesaria para conocer un país, una ciudad o una zona geográfica a la que se va de viaje; el libro de consulta donde se puede encontrar una serie de datos e informaciones acerca de un servicio; generalmente se ordena por orden alfabético o por materias: guía de restaurantes; guía telefónica; el libro de consulta en el que se da información y consejos sobre un oficio o una actividad: la guía del automovilista; el libro que contiene las instrucciones de uso de un aparato o máquina; etc. En ingeniería, el carril o ranura de un mecanismo por la que se desliza otra pieza del mismo mecanismo u otra cosa, impidiendo que se desvíe; la palanca que sale de lo alto del eje de una noria para enganchar en ella la caballería, o del de un molino de viento para orientarlo; la pieza o cuerda en que una máquina o aparato sirve para obligar a otra pieza a que siga en su movimiento un camino determinado; etc. En minería, pirotecnia, etc., la mecha delgada, con pólvora y cubierta con papel, para dar fuego a los barrenos; la vetilla a que algunas veces se reducen los filones y que sirve para buscar la prolongación del criadero; etc. En marina, el cabo o aparejo que sirve para mantener un objeto en la situación que debe ocupar. En música, la voz que va delante en la fuga y a la cual siguen las demás. En agricultura, el tallo o rama principal de una planta o árbol que guía o dirige su crecimiento. En botánica, en los árboles de ramificación monopódica, como las coníferas, tronco o eje principal, que guía el crecimiento total del árbol; por extensión, se dice de la rama más desarrollada, cuando es netamente preponderante, en los árboles de ramificación simpódica, o de la que el hombre, por medio de poda, deja a salvo para que haga las veces de guía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.