Med.

La acumulación de sangre que se coagula dentro de un músculo. Su origen puede ser una distensión, desgarro o magullamiento del músculo. La fascia y el epimisio permanecen intactos, apresando la sangre dentro del lugar de la lesión. El hematoma intramuscular provoca dolor y sensibilidad dolorosa al tacto, y limita la capacidad del músculo afectado para contraer o ser estirado pasivamente. Con el fin de evitar problema a largo plazo, precisa un tratamiento DHCE inicial, seguido de un método que aumente el riego sanguíneo, como diatermia o ultrasonido. El hematoma intramuscular es más doloroso y exige más rehabilitación, debiéndose hacer hincapié en el estiramiento y fortalecimiento del músculo afectado. En ocasiones, se desarrolla un quiste en el hematoma intramuscular que requiere la extirpación quirúrgica.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.