De hemo- y globūina, f. Biol. Bioquím. Med.

El pigmento de la sangre de naturaleza proteica que sirve principalmente para transportar el oxígeno del aparato respiratorio a las células del organismo; se halla en los glóbulos rojos de los vertebrados y disuelto en el plasma de algunos invertebrados. En bioquímica, una globulina que tiene gran difusión entre los animales, como transportadora del oxígeno en la sangre. La hemoglobina de los vertebrados comprende dos pares de cadenas polipeptídas, conocidas como cadena alfa y cadena beta (juntas forman la proteína globinal), y cada cadena está plegada para proporcionar un punto de unión al grupo hemo. Cada uno de los cuatro grupos hemo liga una molécula de oxígeno a la molécula, para formar oxihemoglobina. Cuando la oxihemoglobina llega a un lugar con baja concentración de oxígeno, éste es liberado y se vuelve a formar hemoglobina (efecto Bohr, ácido hemoglobínico, curva de disociación del oxígeno). Los grupos hemo también fijan otras molécula inorgánica, como el dióxido de carbono (para formar carboxihemoglobina). En los vertebrados, la hemoglobina está contenida en las células rojas de la sangre (eritrocitos). En medicina, la proteína de la sangre, de color rojo característico, que transporta el oxígeno desde los órganos respiratorios hasta los tejidos. La hemoglobina es una proteína conjugada de gran tamaño compeuesta por cuatro cadenas de polipétidos, cada una con un grupo hem prostético (no proteico) que contiene hierro en forma ferrosa, capaz de combinarse de modo reversible con oxígeno: componente del eritrocito que transporta el oxígeno. El examen de hemoglobina es una prueba sanguínea que se ordena con frecuencia y que casi siempre se hace como parte de un conteo sanguíneo completo (CSC). La afección o razón común para ordenar la prueba de hemoglobina abarca: Síntomas tales como fatiga, sensación de mala salud o pérdida de peso inexplicable; se presenta signo de sangrado; antes y después de una cirugía mayor; durante el embarazo; presencia de enfermedad renal crónica o muchos otros problemas médicos crónicos; monitoreo de anemia y su causa; monitoreo durante el tratamiento para el cáncer; monitoreo del medicamento que puede causar anemia o hemograma bajo; etc. Los resultados normales para el adulto varía, pero en general son: Hombre: de 13.8 a 17.2 gramos por decilitro (g/dL). Mujer: de 12.1 a 15.1 g/dL. Los resultados normales para el niño varían, pero en general son: Recién nacido de 14 a 24 g/dL. Bebé de 9.5 a 13 g/dL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.