El flujo de sangre por rotura, accidental o espontánea, de los vasos sanguíneos, cuando se derrama en el interior de los tejidos o cavidades orgánicas.