Se aplica al escape de sangre de un vaso roto hacia los órganos o cavidades internas.