Es un tipo de hepatitis transmitida por lo común por transfusión sanguínea o por inoculación percutánea (HC); con menos frecuencia por contacto sexual. La enfermedad progresa a hepatitis crónica en un 80% de los pacientes afectados por una infección aguda, culminando en cirrosis.