La enfermedad hepática secundaria al alcoholismo, evoluciona con el tiempo a fibrosis y cirrosis.