Se aplica a los hongos, micelios, etc., en que se presenta el fenómeno de la heterotalia. Se opone a homotálico.