De hétero- y el gr. τρἐφω, que da trofia, f. Biol. Bot.

Literalmente, con distinta alimentación; de diferente nutrición; heterotrófico; heterótrofo. En biología, se aplica al organismo que es incapaz de elaborar su propia materia orgánica a partir de sustancias inorgánicas y se nutre de sustancias elaboradas por otros seres vivos: todos los animales y los vegetales sin clorofila, son seres heterótrofos. En botánica, se dice que existe heterotrofia siempre que la planta, siendo incapaz de sintetizar los hidratos de carbono a partir de elementos inorgánicos, necesita tenerlos a su alcance para poder medrar. La heterotrofia por antonomasia es ésta, relativa a los hidratos de carbono. Son heterótrofos los hongos, y, en general, todas las plantas que carecen de clorofila o de pigmento análogo, incluso antófitos despigmentados, como las orobancas y las cuscutas. A la heterotrofia se opone la autotrofia. Ver también mixotrofia. También se aplica a la trofia, en general, por desarrollarse con más o menos pujanza uno u otro flanco de los órganos o tejidos afectados, también reciben el nombre de heterotrofia, por oposición a la isotrofia: un caso particular de heterotrofia es la anisofilia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.