Se aplica a la hidrocefalia que se desarrolla después de una herida o infección, como la sífilis o la meningitis.