De hidro- cors, y -ción, f. Med.

La lesión por inmersión brusca en agua muy fría: lesión causada por la entrada brusca en agua muy fría. El agua helada puede incapacitar la acción muscular y alterar la frecuencia cardíaca y la respiración, haciendo imposible nadar. La inmersión brusca puede hacer perder el conocimiento con el riesgo de morir por ahogamiento, ictus o ataque al corazón. El practicante del deporte acuático, como el piragüismo, corre un riesgo evidente y siempre debe llevar traje húmedo o seco para conservar el calor corporal. El procedimiento de seguridad debe asegurar la salida inmediata de cualquiera que caiga en agua fría, el cambio de ropa y el consumo de bebida caliente. Nunca hay que proporcionar alcohol porque favorece la pérdida de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.