Med.

La elevación de la presión arterial sistémica cuya causa no se puede encontrar y que suele ser el único hallazgo clínico relevante. La presión arterial elevada siempre debe considerarse un riesgo y los individuos que la padecen tienen riesgo de presentar patología cardiovascular.