Med.

Se define como el aumento del tamaño o la función de un órgano, o de parte de éste, para contrarrestar un defecto estructural o funcional.