Med.

La pérdida de la capacidad para percibir sonidos de alta frecuencia. Se asocia muy a menudo con el envejecimiento y con la exposición al ruido. La sordera se puede iniciar al comienzo de la edad adulta, con pérdida de audición de las frecuencias comprendidas entre los 18 kHz y los 20 kHz.