De hipo- y el gr. πλάσις, f. Bot.

Es lo opuesto de hiperplasia, o sea, una reducción anormal del número de células en los tejidos y, como consecuencia, en los órganos. Si afecta a un solo órgano, conduce a la atrofia o al raquitismo; si a toda la planta, al enanismo o nanismo (J. del C.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.