De hipo- y el gr. πλάσις, f. Bot.

Es lo opuesto de hiperplasia, o sea, una reducción anormal del número de células en los tejidos y, como consecuencia, en los órganos. Si afecta a un solo órgano, conduce a la atrofia o al raquitismo; si a toda la planta, al enanismo o nanismo (J. del C.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.