Del lat. hypostăsis, de. del gr. ὑπόστασις, f. Teol. Filos. Bot. Gen.

Supuesto o persona, especialmente de la Santísima Trinidad: hipostasia. En teología, la sustancia individual de persona, aplicada a las de la Santísima Trinidad. En filosofía, término ideal o lógico al que se atribuye una existencia real y del cual los fenómenos son una manifestación. En botánica, en el rudimento seminal de los antófitos, minúsculo aparato que se diferencia junto al extremo del saco embrional opuesto al micrópilo; está constituido por varias células generalmente isodiamétricas, de membrana más o menos engrosada y lignificada, dispuestas a modo de cúpula (cúpula lignificada). Van Tieghem asignaba a este aparato la función de impedir el desarrollo del protalo femenino hacia la parte inferior, obligándole a hacerlo en sentido contrario (Ann. Sc. nat., Sér. Bot., I, 1902) (F. Q.). En genética, condición por la cual la manifestación fenotípica de un gen está impedida por la acción de otro gen no alelo: ver epístasis (Bateson, 1907) (J. H. y S.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.