La hipótesis según la cual la depresión y los trastornos afectivos no reflejan simplemente un aumento o disminución en la actividad de las catecolaminas, sino que consisten en la insuficiencia de al regulación de dichos sistemas.