Med.

El trastorno en niños pequeños que se caracteriza por signos de debilidad y flojera debido a una debilidad no progresiva de los músculos esqueléticos, presente desde el momento del nacimiento.