Es un procedimiento para observar la superficie interna del útero con un endoscopio diseñado especialmente, introducido a través del cérvix. Antes de la introducción el útero es inflado con dióxido de carbono o solución de glucosa administrada a través de la cérvix.