El mantenimiento de la variabilidad genética dentro de una población, mediante la adaptación a ambientes y condiciones de vida diferentes o cambiantes, como consecuencia de las variaciones o resistencia a las variaciones en las frecuencias genéticas.