Del lat. homicidĭum, m. Der.

En sentido prístino, homicidio. En derecho, la pena pecuniaria en que incurría quien, llamado por juez competente por haber herido gravemente o matado a alguien, no comparecía y daba lugar a que se sentenciase su causa en rebeldía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.