Del lat. homicidĭum, m. Der.

En sentido prístino, homicidio. En derecho, la pena pecuniaria en que incurría quien, llamado por juez competente por haber herido gravemente o matado a alguien, no comparecía y daba lugar a que se sentenciase su causa en rebeldía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.