Med.

La línea imaginaria a partir de la cual empiezan a aparecer síntomas y signos detectables de una enfermedad.