Del lat. fornacarĭa, t. f. de -rĭus, f. Mineral.

Sustancia fósil, dura, bituminosa y térrea, de color oscuro o casi negro, que resulta de la descomposición lenta de la materia leñosa, y arde con menos facilidad, pero dando más calor que el carbón vegetal: también se le conoce como carbón de piedra o carbón mineral.