Flora Iberica: Plantas perennes, carnosas. Raíces tuberosas. Hojas generalmente simples, dentadas, planas, alternas de ordinario, que en algunas ocasiones aparentan ser opuestas o subopuestas, muy obtusas. Inflorescencia generalmente corimbosa, terminal. Flores hermafroditas, pentámeras por lo común, con igual número de sépalos, pétalos y carpelos, y generalmente doble número de estambres. Sépalos algo carnosos de ordinario, ligeramente soldados en la base. Pétalos libres o excepcionalmente soldados en la base, blancos, amarillentos o rosado-rojizos. Carpelos estipitados, libres. Fruto en polifolículo. Folículos erectos o suberectos en la madurez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.