Del gr. ὑπερ, ξηρός, y φυτόν, f. Bot.

Expresión latina que, en la clasificación ecológica de H. del Villar, se aplica a la xerophytia en que la falta de agua es extremada o prácticamente absoluta. En términos vulgares, equivale a la vegetación desértica, cuando este carácter es debido al clima, y no a la destrucción operada por el hombre (HV.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.