Del gr. ὑπερ, ξηρός, y φυτόν, f. Bot.

Expresión latina que, en la clasificación ecológica de H. del Villar, se aplica a la xerophytia en que la falta de agua es extremada o prácticamente absoluta. En términos vulgares, equivale a la vegetación desértica, cuando este carácter es debido al clima, y no a la destrucción operada por el hombre (HV.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.