Med.

La interrupción del riego sanguíneo del encéfalo; apoplejía; accidente vascular cerebral. Entre las causas hallamos un trombo sanguíneo, una lesión de cabeza o una aneurisma, aunque la causa primaria suele ser una cardiopatía o enfermedad de los vasos sanguíneos, siendo secundarios el efecto sobre la cabeza: el ictus cerebral es en parte producto de la privación de oxígeno que sufre el encéfalo. Se pueden producir pequeños ictus sin que haya síntoma y sin que la víctima se dé cuenta, aunque la manifestación más corriente es cierto grado de parálisis; el ictus grande puede resultar mortal. El ejercicio aeróbico regular aporta bastantes beneficios; por ejemplo, reducción de la tensión arterial en personas con hipertensión moderada, que pueden reducir el riesgo de ictus cerebral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.