Del lat. impatientaceae, del gén. Impatiens, f. pl. Bot.

El término es equivalente a las balsamináceas: familia del orden sapindales, por lo general herbáceas, de hojas penninervias, flores cigomorfas, pentámeras, con sépalos muy desiguales y fruto en cápsula.