Se aplica en la etología al tipo especial de aprendizaje que se produce en momentos críticos durante las primeras fases del desarrollo de los animales. Engloba el diseño conductual y el apego social, se caracteriza por una adquisición rápida e irreversibilidad, y suele ser específico de cada especie.