Med.

La proporción del número de nacimientos en un área específica durante un período de tiempo determinado con respecto a la población total de esa área; por lo habitual se expresa como el número de nacidos vivos por cada 1.000 habitantes.