Med.

La medida de la extensión de la enfermedad periodontal en un individuo, la cual tiene en cuenta la cantidad de hueso perdido alrededor de los dientes y el grado de inflamación gingival (Albert L. Russell, odontólogo estadounidense, n. 1905).