Med.

La ausencia de recursos económicos adecuados para financiar la asistencia sanitaria, especialmente a personas o familias capaces de cubrir otras necesidades vitales.