Med.

El infarto que ha acumulado tal cantidad de sangre que adquiere el aspecto de un moratón rojo e inflamado.