Del lat. infartus, del par. de infarcio, Med. Pat.

Obstrucción del tejido que forman parte de un órgano, o una parte de él, a causa de la interrupción del riego sanguíneo y la falta de suministro de oxígeno a las células que lo constituyen: infarto pulmonar. En patología, necrosis de una porción circunscrita de tejido orgánico, debido a que la sangre, que nutre a las células que lo forman, no puede llegar por obstrucción del vaso encargado de transportarla.