Se aplica a la situación en la cual una persona experimenta dos o más infecciones al mismo tiempo.