Se aplica a cualquier infección del tracto digestivo producida por bacterias, virus o parásitos; todas tiene síntomas clínicos comunes: náuseas, vómitos, diarrea y anorexia.