La infección adquirida durante la hospitalización, frecuentemente producida por Candida albicans, Escherichia coli, los virus de la hepatitis y el herpes zóster, Pseudomonas o Staphylococcus.