Es una forma poco frecuente de encefalitis producida por un arbovirus transmitido por garrapatas en el este de Canadá y el norte de EE.UU.