Med.

La infección que se extiende a lo largo de un túbulo o conducto en contra del flujo de secreciones o excreciones, como sucede en los sistemas urinario y linfático.