Med.

La infección provocada por un microorganismo que se presenta tras una infección inicial provocada por otro tipo de germen patógeno; la nueva infección que se superpone a una infección preexistente.