El trastorno que no es crónico y que tiene un curso rápido y grave, pero más lento que un proceso agudo.