Med.

La inflamación de una cavidad serosa o herida en el que se libera líquido de la superficie inflamada.