Del lat. inflammatĭo, -ōnis, f. Quím. Med. Pat.

Acción y efecto de inflamar o inflamarse. En química, se aplica a la combustión rápida y violenta con producción de llama. En medicina, alteración anormal de una parte del cuerpo o del tejido de un órgano al contacto con un agente patógeno, caracterizada por el enrojecimiento de la zona, el aumento de su volumen y aumento de su temperatura, y la sensación de dolor (respuesta inflamatoria). En patología, alteración patológica en una parte cualquiera del organismo, caracterizada por trastornos de la circulación de la sangre y, frecuentemente, por aumento de calor, tumor (tumefacción), rubor (enrojecimiento), hinchazón y dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.