Med.

La inyección de sangre, medicaciones o líquidos en la médula ósea en lugar de hacerlo en una vena; la técnica se puede realizar como tratamiento de urgencia en un niño, cuando resulta imposible la infusión intravenosa (i.v.).