Med.

La cantidad máxima de cualquier sustancia que puede ser ingerida de manera segura por el ser humano (IDP; acceptable daily intake [ADI]). La ingestión superior a esta cantidad puede originar efectos tóxicos. Este término se suele aplicar a los aditivos, residuos o sustancias químicas, que no se encuentran de forma normal en los alimentos.