El procedimiento en el que se administra a un paciente altas concentraciones de dióxido de carbono para estimular la respiración, a veces formando parte de la reanimación.