Med.

Se aplica a toda forma de inmunidad que no es innata y que se consigue a lo largo de la vida. Puede ser natural o artificial, y puede estar inducida de forma activa o pasiva. La inmunidad natural se logra por el desarrollo de anticuerpos que se generan tras un ataque por una enfermedad infecciosa o por la transmisión de anticuerpos de la madre al feto por la placenta o al niño por el calostro y la leche materna. La inmunidad artificial se logra por vacunación o por la inyección de inmunoglobulinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.