Se aplica al nivel de resistencia a una enfermedad que presenta una comunidad o una población.